jueves, 31 de mayo de 2012

Pipirigallo (Onobrychis viciifolia): una investigación en el aula”




PRESENTACIÓN DEL LIBRO

Interés ambiental del cultivo de pipirigallo (Onobrychis viciifolia):
una investigación en el aula


El pipirigallo o esparceta es una leguminosa herbácea y plurianual que proporciona un forraje de gran calidad y que es capaz de crecer en climas fríos y secos y sobre suelos pobres y pedregosos. Estas cualidades resultan muy adecuadas para los secanos de las tierras altas de Teruel, donde ha sido tradicionalmente apreciada por agricultores y ganaderos, siendo durante años la provincia con mayor superficie cultivada con esta forrajera.

Los cambios productivos pero, sobre todo, la aplicación de la Política Agraria Comunitaria que no favoreció a las forrajeras de secano, provocaron una acusada regresión en Teruel donde casi llegó a desparecer hace unos diez años. Mientras tanto, con la intensificación agrícola y el monocultivo cerealista, se fueron poniendo de manifiesto problemas ambientales tales como la contaminación de las aguas subterráneas, la desaparición de la vida silvestre o la pérdida de fertilidad natural de la tierra.

Intentando demostrar una idea muy extendida entre la población rural, los alumnos de 4º de Secundaria del IES Valle del Jiloca de Calamocha realizaron durante tres años una investigación para demostrar el valor ambiental del cultivo de pipirigallo, a la vez que aprendían ecología, agronomía, botánica o geografía, y comenzaban a tomar conciencia de la realidad social y económica de la agricultura en Teruel. Para ello, pusieron en marcha parcelas experimentales, construyeron simuladores para calcular la pérdida de suelo, compararon la biodiversidad de invertebrados en diversos cultivos de secano, censaron las poblaciones de aves invernantes propias de los medios agrícolas, además de buscar información entre agricultores, investigadores, naturalistas o agentes forestales.

El resultado de este estudio ha sido recogido en el libro “Interés ambiental del pipirigallo (Onobrychis viciifolia): una investigación en el aula” por el profesor coordinador Chabier de Jaime Lorén que ha editado el Consejo de Protección de la Naturaleza de Aragón.

Su presentación tendrá lugar

Fecha: 6 de junio (miércoles)

Hora: 20.00 horas

Lugar: Salón de Actos de la Cámara de Comercio e Industria de Teruel
         Calle Amantes, 17
         Teruel
           

domingo, 27 de mayo de 2012

EL HUERTO Y LA CRISIS



*Jorge Abril
Hoy he tenido la inmensa suerte de no tener apenas tiempo para mirar las noticias de televisión, y gran parte del día la he utilizado para ver diferentes proyectos públicos y privados que estamos fomentando desde la Asociación en donde trabajo. En Castellote, en coordinación con los profesores del Colegio Rural Agrupado, hemos puesto en marcha una primera fase del huerto escolar con la idea de poder enlazar a padres, abuelos y niños en el conocimiento del ciclo de la tierra a través de los productos de la huerta.
Analizando la mirada de los niños y el entusiasmo que ponían para ayudar a sembrar el primer cultivo de su huerta, en contraste con las tensiones derivadas de la crisis de los mercados, la subida de la prima de riesgo y la emisión de deuda del tesoro, reflexiono si el modelo económico actual ha iniciado ya su declive. Supongo que la crisis de la deuda afectará a todo el mundo y que, queramos o no, estamos en una economía de mercado en donde quien presta dinero pone sus condiciones de devolución. Pero, más allá del debate sobre el papel del Estado o el rol de los mercados, ¿este sistema financiero de locos nos ha ayudado a ser más felices y estar más en paz con nosotros mismos? ¿ha ayudado la liquidez financiera a paliar las deficiencias sociales de este país?
Cruz Roja Española ha publicado en su informe sobre vulnerabilidad social que el 75% de las personas atendidas por la ONG están en riesgo de pobreza o exclusión social, pasando del 15% al  25% las personas que no tienen ningún ingreso que les pueda ayudar a hacer frente a las necesidades más básicas e imprescindibles. Cuando nos enfrentamos a estos datos, poca importancia tiene el debate político, simplemente el sistema vigente ha fracasado estrepitosamente y hay que cambiarlo sin demora.
Una vez se ha regado la primera siembra, y puesto el abono correspondiente, el huerto comienza a cobrar brillo y  poco a poco, a paso lento, va dando sus pequeños frutos. Quizás la lechuga, el tomate o la cebolla nos ayuden a ver la crisis de otra manera. Conocer el producto solicitado, no abonar con activos tóxicos, intentar consumir aquello cuya producción proporciona valor social y medioambiental, y disfrutar con las pequeñas cosas que te da la tierra que nos rodea. 
*Colectivo Sollavientos 

jueves, 24 de mayo de 2012

¿Avanzamos como los cangrejos?

Imagen de la astacifactoria de Cañizar del Olivar


José Antonio Alloza.* 

 En el ya lejano mes de mayo del 2006, el Departamento de Medio Ambiente de la Diputación General de Aragón aprobó un Plan de Recuperación del cangrejo de río (Decreto 127/2006). En su momento el Plan tuvo gran repercusión y pasó a ser considerado referente nacional para la protección y recuperación del cangrejo autóctono (en Aragón es una especie catalogada en peligro de extinción).

 Paralelamente, en la pequeña localidad turolense de Cañizar del Olivar se desarrolló una iniciativa para la construcción de un centro de cría de cangrejo autóctono. Partiendo de un modesto presupuesto, esta insólita actuación consiguió integrar iniciativa pública y privada en una actividad de desarrollo rural ligada a la conservación de la biodiversidad. De la singularidad e importancia de esta iniciativa dan cuenta su inclusión, como ejemplo de buenas prácticas, en la evaluación del programa de desarrollo rural de Aragón 2000-2006, la concesión del premio Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, su mención en numerosas publicaciones técnicas y de divulgación, la correspondiente visita del Consejero del Departamento, decretos avalando el uso de estas instalaciones en el “programa de cría en cautividad de cangrejos de raza autóctona” (Decreto 197/2008) o, más recientemente, la resolución de apoyo del Justicia de Aragón. 

 Sorprendentemente y a pesar de las consideraciones anteriores, el Departamento de Medio Ambiente está procediendo al cierre definitivo de las instalaciones, medida que pretende justificar invocando conflictos locales, costes de mantenimiento e incluso el propio origen genético de la especie. Para avalar las carencias de gestión, desde el Departamento se afirma que en Aragón “en casi todos los tramos fluviales potenciales para la especie ya hay o se han generado poblaciones viables”, obviando que, por ejemplo, la propia población de cangrejo autóctono que habitaba en los cauces de Cañizar ha desaparecido recientemente víctima de la afanomicosis (enfermedad causante de la regresión de esta especie).

 Junto a las negativas repercusiones sobre la protección de esta especie, esta decisión lleva implícita una relajación de responsabilidades y un modelo de gestión que entra en evidente contradicción con el de otras comunidades autónomas, como por ejemplo Andalucía o la Comunidad Valenciana (donde este año se han soltado más de 3.500 cangrejos criados en instalaciones propias). Además, e igualmente grave, el cierre de las instalaciones supone la quiebra de una interesante iniciativa de desarrollo endógeno. 

 En un contexto como el presente, de crisis económica generalizada, resultaría insolidario destinar más recursos para la conservación de nuestro patrimonio natural a costa de sustraerlo de políticas sociales. Afortunadamente, no se trata tanto de pedir más medios económicos, sino de optimizar su gestión. Pero parece que evolucionamos como el desplazamiento del cangrejo y volvemos a situaciones propias de los años ochenta. 

 En la actualidad es prácticamente unánime la necesidad de cambios en el modelo de desarrollo. Cambios que en el medio rural deben incorporar nuevos modelos de gestión ambiental y que, con nuevas vías de participación social, hagan compatibles las políticas de conservación y desarrollo con el uso sostenible de todos los recursos naturales… pero seguimos avanzando como el cangrejo. 

 *Colectivo Sollavientos

martes, 22 de mayo de 2012

III ANDADA PLATAFORMA CIUDADANA "NUESTROS BOSQUES NO SE OLVIDAN"



Ya tenemos la convocatoria de la tercera Andada “Nuestros montes no se olvidan”, este año 2012 organizada con la colaboración de la Comisión de Fiestas de la Cirujeda. La andada será el sábado 2 de junio, una columna de andarines saldrá desde el Puerto Majalinos y otra desde Cirujeda, confluyendo las dos en La Cañadilla. Luego, las dos juntas iremos a Cirujeda para disfutar de una comida (importante, es necesario inscribirse hasta el 25 de mayo para la comida, quedan pocos días) y actividades por la tarde-noche.

Confirma tu asistencia en el correo de la plataforma si sales desde Majalinos: nuestrosmontesnoseolvidan@hotmail.com

Por tercer año consecutivo organizamos esta andada por las sierras afectadas en el incendio del año 2009 en la zona de Aliaga-Ejulve.

El objetivo de la Plataforma Ciudadana es que el incendio no caiga en el olvido, que la administración aprenda de los errores cometidos y que asuma la necesidad de impulsar un nuevo enfoque más activo en la gestión forestal, junto a una mayor consideración hacia los afectados en la restauración de grandes incendios. Los colectivos y particulares vinculados a la Plataforma reclamamos una mayor atención a nuestros montes, y para ello reclamamos la creación de una mesa de participación ciudadana sobre la gestión forestal en Aragón, donde se puedan debatir en profundidad temas de gran interés como la organización de los medios de extinción y sus condiciones de trabajo, la gestión forestal en la propiedad privada, participación ciudadana en tareas de prevención, extinción y restauración, etc.

Visibilizar el problema del estado de conservación de nuestras masas forestales y los grandes riesgos de incendio que ello supone es tarea de todos.

lunes, 21 de mayo de 2012

JOSE MARIA HERRERO


Ha fallecido José María Herrero, un paleontólogo autodidacta salido del pueblo, ajeno al mundo académico, pero que supo, partiendo simplemente de su curiosidad personal y su inteligencia, descifrar una parte de la historia de la vida en nuestro Planeta e iniciar una aventura científica que muchos han continuado.
Él, como nadie, fue capaz de transmitir esa curiosidad y ese interés por los secretos de la tierra y de sus fósiles. Al investigador que se enfrentaba de manera profesional al estudio de la paleontología, y encontró en José María esa ayuda que facilitaba su labor. A los estudiantes que iniciaban su andadura, encerrados en un temario universitario que les suscitaba dudas, y  que tras unos días de trabajo de campo y contacto directo con José María comenzaban a ver la paleontología de otra manera. Al ciudadano viajero que encontraba en Galve un pueblo pionero en la defensa y difusión de su historia y su patrimonio, en la apuesta por el turismo rural y cultural, cuando el muchos pueblos aún no había abierto los ojos a los cambios que el futuro traía. Al padre que intentaba abrir los ojos a su hijo, y en el pequeño museo de Galve encontró a un hombre que generosamente ofrecía su experiencia, un hombre mayor capaz de conectar con los niños, con esas esponjas ávidas de absorber todo lo que ven y escuchan, que descubrían atónitos los misterios de un puñado de arena a través de una lupa binocular.
Estamos en deuda con José María Herrero. Afortunadamente, él ha vivido suficientes años para comunicar a sus hijos, y a todas las personas que lo hemos conocido, lo importante que es tener una pasión en la vida, y perseverar en ella sólo con el esfuerzo propio. Ese legado no se perderá nunca. Su huella queda, como las icnitas de los dinosaurios que fue capaz de rescatar del olvido, como los latidos de esos viejos huesos petrificados
Sentimos y nos sumamos al pesar por su muerte, que en estos momentos sufre la familia. Miguel, Jesús y Maribel son parte de este Colectivo, sensibilizado por el territorio de Teruel y por su gente.

viernes, 11 de mayo de 2012

TENDIDOS


Autores de la animación: José Miguel Iranzo y Juan Carlos Navarro


La vida sosegada y manual frente al desaforado tendido eléctrico.
 
¿Los cables se impondrán a los habitantes del territorio?.  Nunca jamás




Algunos paisajes, con una  singularidad única de nuestro territorio, están  amenazados de destrucción por el trazado de la línea de alta tensión Mezquita-Platea.

 Reclamamos dignidad por las personas y respeto por el paisaje.















jueves, 3 de mayo de 2012

Visiones de un molinero:




Agustí Guilera*

Hoy nos reunimos aquí para hablar del patrimonio natural, cultural y social de Hinojosa de Jarque. Nos convoca, en esta ocasión, el Colectivo Sollavientos con su declaración de principios: “’Soplan vientos’ en las altas tierras de Teruel. Queremos que sean vientos frescos y nuevos. Queremos que soplen fuerte, que limpien la atmósfera, que arrastren el polvo, disipen las brumas y traigan lluvias benefactoras”.
Sollavientos nos convoca y nos da empuje, ánimo e ilusión para hablar de lo que nos une y nos da identidad en Hinojosa de Jarque como colectividad humana.

Hinojosa de Jarque tiene una gran riqueza simbólica, tanto cultural como natural, laboriosamente labrada por los tiempos; algunos ejemplos de ello son: el asentamiento celtíbero de la antigua Damaniu, la ermita barroca del Pilar, el atrio renacentista del ayuntamiento, la torre de la iglesia, y más recientemente el Parque escultórico dedicado “A la memoria de los pueblos”, y si me permiten también añadiré la recuperación del antiguo molino. A nivel medioambiental y paisajístico no podemos olvidar, entre otras cosas, la importante riqueza de la población de chopos cabeceros, que precisa de una urgente atención y cuidado; de la necesidad de una futurible replantación de especies arbóreas así como la recuperación del río La Val. La protección de este medio natural también será indicativo y sintomático de una sociedad culta y respetuosa con el medio ambiente añadiendo, si cabe, aún más valor simbólico.
Hace ya un tiempo, en mi andadura por estas tierras, y antes de asentarme en ella, fue una gran sorpresa encontrar un pueblo y un parque escultórico fusionados como un todo en sí mismo. Fue un impacto emocional comprobar como la cultura creaba un sello de personalidad y belleza en un entorno rural. Un ejemplo de amor, un amor que nace de esa tierra dura y áspera de vientos, que se expande y contagia. El amor de unos visionarios que transformaron la realidad en belleza, la de unos artistas que esparcieron y sembraron de estatuas los campos, como el labrador esparce la simiente.
Otra de las experiencias que me llevó a elegir este lugar fue precisamente la contemplación paisajística del extenso valle de La Val desde lo alto de la pista que atraviesa los cerros. Algo me decía en mi interior que podría ser un buen lugar para desempolvar el ancla de mis alforjas.
La rehabilitación del antiguo molino, a parte de una satisfacción personal no exenta de sacrificio, no puedo dejar de decirlo, ha representado una nueva reincorporación al mundo simbólico y patrimonial de Hinojosa de Jarque. El Molino, los molinos en general, han sido un lugar y un referente importante en el inconsciente colectivo, y por lo tanto de la cultura, de muchas generaciones y que por tradición oral ha conformado una memoria histórica y por lo tanto simbólica. Ahora el antiguo molino de Hinojosa de Jarque es el Molino de Damaniu, precisamente en honor a nuestros viejos pobladores y antepasados que seguramente disfrutaron desde la loma de Damaniu de los cielos, los cierzos y las lluvias de este fructífero y hermoso valle.
Así pues, el patrimonio simbólico de Hinojosa de Jarque se entrecruza y nos da identidad. “Quien pierde las raíces pierde la identidad”, dice el lema. No perdamos estas raíces, preservemos nuestro PATRIMONIO SIMBOLICO que es lo que da sentido al pasado, al presente y al futuro. 
Finalmente, hablar de Hinojosa de Jarque es hablar de los pueblos de La Val donde se asienta. El valle de La Val conforma una unidad geográfica, humana, social, cultural y económica que hermana a estos pueblos y les da personalidad, consistencia y sentido de existir.
Hoy el valle se encuentra amenazado por el trazado de una línea de alta tensión. Como en la película Bienvenido Mr. Marshall, la línea de alta tensión cruzaría velozmente el valle, como un insulto a la inteligencia, expoliando tierras e impactando negativamente en el paisaje, un paisaje que es parte de nuestro patrimonio colectivo. 
Como prueba de esta unidad geográfica y humana, un generoso y solidario Fuenteovejuna, “todos a una”, los municipios del valle se han puesto de acuerdo para impugnar esta línea de alta tensión. Una línea que los impulsores llamarán “progreso”, el mismo progreso seguramente que hoy nos ha llevado a la quiebra generalizada de la sociedad del bienestar y al desmantelamiento de los derechos sociales. Para que una “democracia real” se instaure definitivamente en nuestras vidas es necesaria una nueva cultura: que los poderosos sean sensibles y respetuosos con los derechos de los afectados, de las minorías y de las voces de los más débiles. 
Siempre habrá que estar permanentemente vigilantes, al acecho y a vuelo de pájaro, para preservar nuestro patrimonio natural y cultural de cualquier neoliberalismo disfrazado de “interés general”. Siempre habrá que luchar para que el progreso sea estrictamente sostenible a todos los niveles y ponga freno a la cultura del derroche y de la “inmediatez”.
De valles como éste habrá muchos y seguramente más bellos, la única diferencia está en que éste es nuestro valle. 
Por el derecho a decidir nuestro futuro, no todo a cualquier precio ni tampoco pan para hoy, hambre para mañana. No queremos nuestro cielo mallado de cables de alta tensión ni queremos vivir bajo una metálica tela de araña donde corra por sus cables la sangre de un desarrollo insaciable y depredador. Por un cielo limpio en el cual, como nuestros antepasados, podamos nacer, crecer y morir en paz. Por la conservación de un paisaje, el nuestro, el de La Val, y por el derecho a vivir con menos para vivir mejor. Las futuras generaciones nos lo agradecerán.
Muchas gracias a todos por vuestra asistencia.

* Colectivo Sollavientos




Texto de bienvenida con el que Agustí Guilera, el molinero de Damaniu, nos recibió en la reciente jornada que mantuvimos en Hinojosa de Jarque.